Remedio casero para tratar dolores de oído

¿Qué es bueno para el dolor de oído casero? Usted ha tenido dolor de oído alguna vez en la vida?

Este dolor descrito por muchos como insoportable, es muy común en los niños, pero puede suceder en cualquier fase de la vida.

En general este dolor afecta a las personas de formas diferentes, manifestándose como una sensación de quemazón, presión o puntadas en el oído acompañada o no de dolores de cabeza.

Estos dolores pueden ser causados ​​por una infección, lesión o bloqueo en el canal auditivo e incluso por alergias y resfriados.

Muchas veces, el problema se resuelve solo en poco tiempo.

Dependiendo de la causa, hay algunos remedios caseros muy eficaces para el alivio de los dolores de oído.

El ajo por ejemplo, es un ingrediente que viene siendo utilizado por toda la historia no sólo como condimento, sino también para tratar diversos problemas de salud.

Debido a sus propiedades antivirales, antibacterianas y antifúngicas, se ha convertido en un popular remedio casero para los dolores en el oído.

Algunos estudios hechos con el aceite de ajo por ejemplo, demostraron su eficacia en traer el alivio para el dolor de oído, siendo incluso más eficaz que los medicamentos tradicionales.

Usted puede usar el ajo para tratar los dolores en el oído de dos maneras:

La primera es usando el ajo crudo. Tome un diente de ajo, de preferencia orgánico, lávelo y corte en pedazos pequeños.

Coloque uno de estos pedazos de ajo en el interior de la oreja (no dentro del oído) y sujételo con un vendaje para que no caiga.

Se recomienda dejar actuar durante toda la noche y retirar solamente al día siguiente.

Otra forma de usarlo es preparando su propio aceite de ajo. Aplastar un diente de ajo y colocarlo en una cuchara, completando con aceite.

Caliente la cuchara en la estufa y coloque algunas gotas de ese aceite aún caliente, en un pedazo de algodón.

Exprima el algodón para retirar el exceso y colóquelo dentro de la oreja, aún tibia. La bolita de algodón debe tapar el oído pero sin hacer presión.

Si después de la segunda aplicación usted no obtiene el alivio esperado, lo mejor a hacer es consultar con un especialista para encontrar la causa y un tratamiento más adecuado.