Este es el secreto para dejar las ollas manchadas como nuevas

Cuando estamos cocinando, es muy normal que ocurran todos los tipos de accidentes, especialmente con sus utensilios de cocina, que son principalmente expuestos al fuego, por ejemplo, potes, ollas, cacerolas, etc.

Ahora, sabemos que eliminar los restos de alimentos, grasas y marcas de quemadura es una tarea ardua y por lo general falla en el intento, debido a la falta de efectos positivos de los productos químicos de limpieza.

Para evitar o combatir estos problemas, hoy vamos a hablar de cómo limpiar los potes y las ollas fácilmente y con un esfuerzo mínimo.

Las recetas caseras no incluyen sólo platos culinarios o remedios para combatir enfermedades, ya que algunos de los ingredientes más utilizados en alimentos naturales y medicamentos también se pueden utilizar para limpiar los utensilios de cocina y otros objetos en nuestra casa.

El truco casero que le proporcionaremos hoy es muy fácil de preparar y los resultados te encantarán.

Las ollas y sartenes se limpian solas

Si lo que quieres es aclarar tus potes y hacerlos brillantes, necesitarás los siguientes ingredientes:

Una esponja
sal
vinagre
limón

Tome la olla que desea limpiar, humedezca, coloque una capa de sal en la superficie o en el interior, luego vierta un poco de vinagre y el jugo de un limón, para luego pasar la esponja.

Asegúrese de que esta mezcla se haya reposado al menos 10 minutos en el utensilio de cocina que está limpiando para que actúe correctamente y elimine cualquier bacteria que pueda estar allí.

A continuación, enjuague como de costumbre y repita la acción con el resto de los cubiertos, ollas y sartenes que usted posee y desea limpiar.

Con este truco usted puede quitar la grasa que está atrapada en la superficie de sus utensilios y que es extremadamente difícil de eliminar. Además, el poder de los componentes presentes en los ingredientes utilizados en la receta, hace que el brillo dure y que la suciedad no agarre fácilmente.

Otros trucos especiales para lavar platos

Hay otras maneras simples de limpiar sus utensilios, como por ejemplo, crear su propia solución de jabón con limón, bicarbonato de sodio y agua tibia. Usted tendrá que mezclar estos ingredientes en un contenedor con aerosol, golpear bien y mojar sus objetos con ese jabón natural. Deje reposar por 5 minutos y lave muy bien.

Por otro lado, si usted tiene potes y ollas de aluminio que gradualmente se vuelven oscuros, es mejor empezar a cocinar cebollas o manzanas con mucha agua, ya que el ácido liberado por estos alimentos es capaz de blanquear y pulir el objeto. De la misma forma, en el caso de tener materiales de hierro, basta frotar la sal gruesa con agua tibia en el área afectada y enjuagarse como de costumbre.

Advertisement