10 Razones para que Nunca Más Utilizar el Horno de Microondas

Los seres humanos son los únicos animales en el planeta que consumen alimentos fuera de su estado natural, sometiéndolos al calor y destruyendo a menudo su valor nutricional.

El uso de microondas es el ejemplo más grande. La cantidad de alimentos envasados ​​y procesados ​​que los seres humanos compran y consumen anualmente es alarmante.

Por eso, hoy en día, un número creciente de personas está tratando de encontrar la respuesta a una duda:

El aparato de microondas es conveniente por la comodidad y bajo riesgo o es una grave amenaza en términos biológicos y nutricionales?

Vamos a aclarar esas dudas ahora.

Un estudio realizado en España demostró que las verduras y las frutas cocidas en un horno de microondas pierden un porcentaje del 97% de las sustancias que contribuyen a la reducción de la incidencia de enfermedades coronarias.

El estudio publicado por Raum & Zelt en 1992 afirma:

«Las microondas producidas artificialmente, incluidas las de los hornos, se producen a partir de corriente alterna y forzan mil millones o más inversiones de polaridad por segundo en cada molécula de alimentos que alcanzan. La producción de moléculas anormales [en el horno de microondas] es inevitable.

En resumen de lo que constataron todas estas investigaciones sobre el microondas se puede transformar en motivos para que no utilice el aparato:

1. Mayor tasa de disturbios digestivos en los consumidores.

2. Aumento de casos de cáncer de estómago e intestino.

3. Aumento en la formación de células de cáncer en la sangre.

4. Trastornos linfáticos que conducen a la disminución de la capacidad de impedir ciertos tipos de cáncer.

5. Disminución significativa del valor nutricional de todos los alimentos.

6. Aceleración de la desintegración estructural en todos los alimentos.

7. Pérdida del 60-90% del contenido de energía vital de todos los alimentos.

8. Reducción del proceso de integración metabólica de alcaloides y glucósidos.

9. Destrucción del valor nutritivo de las carnes.

10. Disminución de la biodisponibilidad, que es la capacidad del organismo para utilizar el alimento, vitaminas del complejo B, vitamina C, vitamina E, minerales esenciales y lipotrópicos en todos los alimentos.